¿Cómo rebajar el grosor de una madera?

Rebajar unos milímetros de madera es algo que podemos hacer con facilidad si utilizamos una cepilladora eléctrica, un tipo de herramienta que ha ganado mucha popularidad en tiempos recientes. Pero si sois principiantes en carpintería y bricolaje, quizá el solo planteamiento de este proceso ya os haga sentir escalofríos. Por ello hemos preparado una guía paso a paso en la que os explicaremos cómo rebajar el grosor de una madera de forma sencilla y con total seguridad.

Paso 1. Prepararse con la máxima seguridad

Incluso los carpinteros más experimentados saben que cuando se trabaja con una herramienta como una cepilladora eléctrica hay que tener en cuenta una serie de consejos de seguridad en la protección para oídos, ojos y/o boca. Al fin y al cabo, estamos utilizando una cuchilla que tiene capacidad para desbastar hasta las maderas más gruesas, por lo que nunca debemos perderle el respeto.

gafas cepilladora electrica

Dicho esto, nos tenemos que poner gafas de seguridad que protejan nuestros ojos y una mascarilla para la boca y nariz que nos impida respirar cualquier tipo de producto químico que pudiéramos encontrar en la madera. Además, asegurémonos de que la zona de trabajo está recogida y que lo único que hay de por medio es el tablero, la cepilladora y nosotros.

Paso 2. Comprueba el afilado de la cuchilla

Tienes que asegurarte de que las cuchillas estén afiladas, porque de otra manera podrían provocar daños a la madera o que el resultado no fuera el esperado. Si la cuchilla no estuviera en buen estado, habría que cambiarla, pero es cierto que en la actualidad muchos modelos de cepilladora ya tienen sistemas que permiten que las cuchillas se auto-afilen.

En otros casos las cuchillas reversibles y las cuchillas dobles se ocupan de que el esfuerzo que hagan no sea suficiente como para que se produzca deterioro. Las ocasiones en las que nos podremos encontrar con la necesidad de cambiar la cuchilla serán mínimas.

Paso 3. Ajusta la posición de las cuchillas

Dependiendo del tipo de trabajo que vayas a hacer, tendrás que ajustar la acción de la labra de una manera u otra. Lo más importante es que te asegures de que tiene el ángulo necesario. Para alterarlo se incluye una rueda de ajuste que tienes que mover. Si tienes un trozo de madera que no sirva, lo puedes utilizar a modo de referencia para la configuración.

ajustar profundidad de la cuchilla

También tienes que configurar la profundidad de las cuchillas con la que trabajarás. A mayor nivel de profundidad, un resultado más limpio y liso obtendrás, aunque también significará que llegarás más adentro de la pieza de madera.

Paso 4. Pon el recipiente para las virutas

Hay muchos especialistas que disfrutan de la sensación de ver cómo a su alrededor vuelan cientos de virutas de madera, pero, aunque tengáis protección puesta, no resulta conveniente. Por ello nos tenemos que acordar de instalar el recipiente, bolsa, aspirador o cualquier sistema que incluya la cepilladora para absorber los restos que vayamos generando mientras trabajamos.

Por regla general, es frecuente que las cepilladoras eléctricas actuales permitan que el recogedor de virutas se instale a cualquiera de los dos lados. Esta es una ventaja que ayuda a que sin importar si somos zurdos o diestros nos encontremos más cómodos.

Paso 5. Ajusta la pieza con la que trabajarás

Coloca la pieza de aglomerado o de madera de cualquier tipo y asegúrate de que se encuentra en una posición recta y estable. Como seguro que buscas rectitud y uniformidad en la madera, tendrás que tener cuidado siempre con que la posición de la madera sea la misma.

Paso 6. Prepara la posición de tu cuerpo

Uno de los errores que a veces se cometen es intentar usar la cepilladora sin ningún tipo de calentamiento ni preparación. Y esto puede dar lugar a malos resultados, como que sintamos un efecto de retroceso mientras estamos usando la cepilladora e incluso que nos caigamos por ello. Nada de esto es recomendable ni se trata del tipo de situación en la que nos queramos ver.

hombre rebajando madera

Para ello ponte de frente a la mesa de trabajo con los pies separados. Tienes que buscar una posición de estabilidad, algo que seguro que sabes hacer. Ponte a una distancia correcta de la mesa que te permita hacer la fuerza suficiente que va a requerir el uso de la herramienta.

Paso 7. Protege la cuchilla con la zapata de parada

Comprueba que la zapata de parada esté levantada para que sepamos que, si algo ocurre, la cuchilla estará protegida con este sistema que actuará de una manera automática. Este tipo de tecnología es algo que se ha adoptado de forma habitual por parte de las cepilladoras debido a que es capaz de ahorrar presupuesto y reducir los incidentes.

Paso 8. Antes de la primera pasada

Por lo general, la primera pasada es la más importante, ya que será la que nos ayude a romper el hielo y la que nos proporcione confianza para seguir usando la cepilladora. El proceso es sencillo. Tenemos que empezar apoyando la parte frontal de la cepilladora, que recibe el nombre de zapata, contra la pieza de madera con melamina o natural.

Pero tenemos que fijarnos en que las cuchillas no queden directamente apoyadas contra la madera, puesto que esto podría llegar a provocar desgarres severos en la misma y astillamiento. Encendemos la cepilladora y esperamos para que alcance su mayor nivel de velocidad.

Paso 9. El primer contacto

Ahora es el momento de mover la cepilladora hacia adelante. El objetivo es que las cuchillas lleguen a tocar la superficie de la pieza de madera que hayamos colocado. El nivel de profundidad al que llegará la acción dependerá de lo que hayamos configurado, pero en principio el corte solo debería ser de la capa más superior de la madera.

Ya estaremos actuando sobre la madera y, mientras lo hacemos, no deberíamos detener la presión que estamos llevando a cabo. Esta tiene que ser estable y aplicarse con la otra mano a la empuñadura. Si modificas el nivel de presión, te estarás arriesgando a que la forma de la madera se altere, por lo que podríamos estar perdiendo centímetros de tabla para nada.

hombre rebajando madera 2

Hay personas que se confunden con el nivel de presión y que ven cómo, poco a poco, van perdiendo volumen de madera, lo que puede llegar a ser muy problemático. Sigue presionando en el cepillado hasta que la pasada haya completado y cuando ya estés satisfecho detén el motor antes de bajar la herramienta.

Paso 10. Cambiar cuchillas

Si necesitases cambiar las cuchillas, sería imprescindible que lo hicieras después de haber desconectado la máquina de la electricidad. Cualquier precaución es poca para evitar posibles incidentes, de manera que nunca le restemos importancia al poder que tienen las cuchillas.

Deja un comentario